Taser, la pistola eléctrica considerada una alternativa no letal a las armas de fuego, que los sindicatos policiales han pedido al Ministerio del Interior para los agentes destinados en «primera línea» de seguridad, con el fin de poder ser utilizadas en tales situaciones.


De hecho la Guardia Civil reconoce que a pesar de que se han probado Taser de diferentes modelos y comparado precios, insisten en que oficialmente no hay ninguna conclusión ni tampoco fecha estimada para adquirir estas armas.
A día de hoy, en España, estas pistolas eléctricas son para uso policial y militar exclusivamente, y se encuentra reguladas por el artículo 5.1 del Reglamento de Armas, por lo que no las podrían comprar civiles, ni policías o militares de manera individual, solamente los cuerpos policiales o militares.

Efectos del Taser

Este tipo de armas disparan una especie de pequeños dardos de 50.000 voltios que interfieren el sistema nervioso, inmovilizando durante varios minutos al sujeto que la recibe con una descarga eléctrica, sin que se genere daño permanente.
Una persona que reciba la descarga de un Taser puede sentir mareos, contracciones de los músculos e incluso vértigo, aturdiéndola momentáneamente.
Según la web de Aasias, compañía que distribuye la marca en España desde 2003, existen más de 800 modelos de pistolas eléctricas tipo táser en nuestro país, y sus precios varían desde los 400 euros a los casi 3.000 que puede alcanzar un modelo más destacado.
De momento está permitido su uso a los policías locales de unos 200 municipios, especialmente en Andalucía, Murcia, Valencia y Cataluña, así como por los Mossos d’Esquadra cuyo uso autorizó el Parlamento Catalán el pasado verano.
La ventaja de este tipo de armas es evitar recurrir al arma de fuego cuando hay que afrontar situaciones de peligro, y según Amnistía Internacional, deberían usarse exclusivamente para no recurrir a las armas de fuego, por lo que su despliegue debería estar sujeto al mismo criterio que se aplica al uso de estas armas. Esto es, sólo debería utilizarse en caso de amenaza de muerte o lesión grave inminente.
Los policías en España exigen la implementación de la pistola eléctrica, ya que, como comentó el portavoz de la Confederación Española de Policía (CEP)«No se trata de utilizar estos instrumentos para golpear, sino para actuar con proporcionalidad y con los medios adecuados».

* * *


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 1 =