Esos perros policía, agentes caninos del cuerpo de la Policía nacional, especializados en detección de explosivos, y drogas, comienzan su adiestramiento para localizar armamento.


En su día a día de trabajo habitual, estos perros policía olisquean personas, maletas, vehículos y demás, con el fin de buscar rastros sospechosos en detección de explosivos, estupefacientes y dinero de curso legal, y recientemente han empezado a recibir también adiestramiento por parte de sus guías, en la localización de armamento.
El trabajo de estos perros policía se ha intensificado duramente durante los últimos meses, debido a la alerta 4 antiterrorista, lo que hace necesarias cada vez más intervenciones en aquellas zonas sensibles como pueden ser aeropuertos, estaciones de tren, autobús, puertos marítimos, grandes aglomeraciones de personas, etc.
Para la detección de armas, estos perros policía necesitan de un período de adiestramiento de aproximadamente 4-6 meses en función del animal y sus características. Hay razas, como el Labrador, que tienen un instinto innato, a otras razas hay que modificarles la conducta, para que tiren de olfato, trabajando con ellos la obediencia y a acudir a la llamada del agente, o quedarse quieto, en función de la situación.
La manera de adiestrarles es estimulándolos a través de juegos que potencian sus instintos de caza y presa a cambio de premios. Ellos son capaces de detectar olores residuales, y señalizarlos en caso de no poder acceder. Este adiestramiento es diario, y se hace con armamento inhabilitado.
Estos perros policía, se jubilan a los ocho años, quedando bien en manos de sus guías caninos, o siendo entregados en adopción a través de programas específicos para ello.
 
https://www.inopol.es/curso-oposicion-policia-nacional/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =