Los «ojos» de la Policía Nacional vuelan a bordo de los helicópteros del Indicativo Cóndor, un apoyo crucial en operaciones tan distintas como el seguimiento de vehículos a la fuga, la búsqueda de desaparecidos o la localización de plantaciones de marihuana.
El conocido como Servicio de Medios Aéreos, con central en Madrid, cuenta con bases periféricas en siete ciudades españolas. Zaragoza fue la última que se unió, en 2015.
Las imágenes que recoge se pueden retransmitir en directo a los agentes en tierra e incluso servir de prueba documental en un juicio como, por ejemplo, para ayudar a determinar gracias a la vista aérea si un incendio ha sido provocado.

Durante los pasados meses de confinamiento también se encargaron del cumplimiento de las restricciones del estado de alarma, para lo que instalaron un nuevo altavoz en el helicóptero Cóndor para poder transmitir mensajes preventivos.
La manifestación en Pamplona contra la sentencia de Alsasua en 2018 o las operaciones «Copérnico» (durante el referéndum del 1-O) e «Ícaro» (tras la sentencia del «procés») en Cataluña son ejemplos de otras de sus actuaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − cuatro =