Durante el día de hoy ha tenido lugar la presentación en el Ayuntamiento de la Villa de Moya (Gran Canaria) de cuatro agentes de nuevo ingreso. Un acto aparentemente normal, si entre ellos no se encontrara Valentín Peña, que a sus 56 años ha conseguido convertirse en policía local.

Cuatro años llevaba Valentín tratando de acceder al Cuerpo, sin importarle su edad: “Son muchos años de esfuerzo, esto es como un regalo de los Reyes Magos”, admite ilusionado en una entrevista para TVE. “Los cincuentones estamos vivos”, recalca con orgullo.

Y es que para acceder al puesto que estrena mañana, este exempleado de banca tuvo que superar con éxito hasta 13 pruebas para finalmente alcanzar su sueño. Atrás quedaron 236 aspirantes que deberán seguir intentándolo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − dos =