Un policía que sufrió la amputación de una pierna por un accidente de moto, gana la batalla judicial para recuperar su plaza cuando había sido jubilado de oficio por la Dirección.
En un accidente de tráfico que sufrió, le tuvieron que amputar una pierna, pero tras una ardua recuperación ha podido recuperar la movilidad gracias a una prótesis biónica. La DGP no quiso readmitirle en el cuerpo, jubilando al policía que no contento con la decisión recurrió a los tribunales.
Ahora el policía con la razón y los tribunales de su parte, tiene que ser readmitido en su antigua plaza.
Es en estos momentos cuando nos plantemos las exclusiones médicas a las que someten a los aspirantes a la policía nacional y a la guardia civil, y nos cuestionamos algunos detalles. ¿Es imprescindible que una persona tenga una estatura determinada para ser un buen policía o guardia civil?, ¿Porqué un cierto grado de dioptrías nos pueden dejar fuera?
El debate esta abierto y el cambio en este y muchos aspectos debe cambiar. Enhorabuena al policía por su logro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 8 =