Este domingo, los menores de 14 años podrán salir a la calle por primera vez de manera controlada. Pero en una semana habrá un nuevo alivio del confinamiento, si la evolución de la pandemia por coronavirus sigue siendo favorable. Pedro Sánchez anunció que a partir del 2 de mayo, si todo va bien, se permitirá salir de casa para dar paseos con la persona conviviente y ejercitarse al aire libre. El próximo martes, además, anunciará él mismo el plan de desescalada que aprobará ese día el Consejo de Ministros. En todo momento, el proceso de salida será dirigido y coordinado por el Gobierno central, no por las autonomías, por mucho que la reapertura sea «gradual» y «asimétrica«, en base a unos criterios «objetivos«. Y también será lenta, pues se desplegará a lo largo de todo mayo y, quizá, junio.

El presidente compareció por séptimo fin de semana consecutivo desde la Moncloa, todo el tiempo que lleva en vigor el estado de alarma para combatir el covid-19. Esta, sin embargo, era una semana ‘valle’, justo la previa a la toma de decisiones, porque la nueva prórroga acaba de publicarse en el BOE —y estará en vigor hasta las 00:00 del 10 de mayo—, pero se reservó ese doble y relevante anuncio. Este domingo, el jefe del Ejecutivo mantendrá su séptima videoconferencia con los presidentes autonómicos y con ellos debatirá, precisamente, el plan de desescalada.

Durante su exposición inicial, Sánchez hiló la medida que entra este 26 de abril en vigor, el desconfinamiento de los niños, con la siguiente que llegará en una semana. El presidente pidió a las familias que, cuando un adulto salga a la calle con los más pequeños y dentro de las reglas establecidas por Sanidad —una hora, un kilómetro, un adulto, tres niños máximo—, se haga siempre con «responsabilidad», cautela y la «máxima seguridad«. Es importante que se sigan las normas «a rajatabla» y que no se «subestime al enemigo», al virus. Es decir, que hay que mantener la guardia alta.

Sanidad definirá en los próximos días, mediante una orden ministerial, los detalles y límites de esos paseos y ejercicios al aire libre a partir del 2-M

De este modo, si la «prudencia» queda ratificada y la evolución de la pandemia es favorable, como hasta ahora —el número de curados es superior al de contagiados confirmados por prueba PCR—, habrá sucesivas medidas de alivio.

Y así, a partir del 2 de mayo, si la propagación sigue contenida, se podrá salir a la calle para hacer deporte al aire libre o para dar paseos con la persona con la que se convive. El líder socialista evitó dar más detalles sobre esta medida. Aprendía así de los «errores» de comunicación del Ejecutivo a cuenta de la salida de los niños, el enredo que ha sido protagonista en los últimos días. Será el Ministerio de Sanidad, dijo, quien dicte una orden en los próximos días y defina qué colectivos pueden dar esos paseos —la gran duda es si podrán hacerlo los mayores, uno de los colectivos más vulnerables—, «si la evolución de la epidemia es favorable, como lo viene siendo hasta ahora». La iniciativa, como ya adelantó El Confidencial, ya figuraba en los planes de trabajo del equipo que está preparando la transición, dirigido por la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera.

No hay «manual infalible»

Si la evolución actual se mantiene, «entrado mayo» se podrá plantear el arranque oficial de la desescalada, tan «plagada de riesgos y de peligros» como la primera etapa. Con la diferencia, además, de que no hay un «manual infalible» ni «hoja de ruta definida«, porque no hay ningún país del mundo que haya completado ese proceso de descompresión, alegó. Sánchez anunció entonces que el martes el Consejo de Ministros aprobará el plan de desescalada, que después él mismo presentará a los medios en una nueva comparecencia.

Sánchez insiste en que la transición será «gradual, asimétrica y coordinada», con criterios «objetivos». El «cuadro de mandos» lo pilotará el Ejecutivo

Será, en cualquier caso, una transición «gradual«, «asimétrica» y «coordinada«. Gradual, porque no se recuperará «de golpe toda la actividad y toda la movilidad social», y se hará por etapas, y siempre bajo estrictas condiciones. Se irán fijando así pasos sucesivos, tanto en lo que se refiere a la reapertura de comercios como a la restauración, en actividades de ocio, turismo o cultura o en la industria, en deportes o en lugares de culto. La desescalada será asimétrica porque «dependerá del territorio en el que uno viva», ya que hay zonas más afectadas y otras en las que parece que el virus «ha pasado de largo». Y «cordinada», porque se regirá «por unas mismas reglas, aunque se apliquen velocidades diferentes y en espacios distintos».

Sánchez hizo mucho hincapié en este punto, también para aplacar la ‘rebelión’ de territorios como Cataluña, que quiere implantar su propio plan de desconfinamiento. El presidente argumentó que fue acertada la decisión de imponer un encierro general, porque el covid-19 «no distingue de lindes administrativas», y con ello se consiguió reducir la expansión del virus en los puntos más afectados y beneficiar a aquellos donde apenas había llegado. Por eso, para garantizar la «máxima coordinación«, «todo el proceso de desescalada se regirá por un mismo cuadro de mandos Integral para el conjunto del país». «Mediremos cada paso en cada lugar y antes de seguir avanzando consolidaremos los pasos anteriores», explicó. La salida se plantea, pues, como un descenso de una montaña, en el que se debe afianzar cada avance antes de continuar hacia abajo.

Ese cuadro de mandos, que pilotará en exclusiva el Gobierno central, «integrará varios marcadores» cualitativos y cuantitativos, y serán «accesibles«, de modo que cualquier ciudadanos podrá «conocer los criterios objetivos» en los que se basan las autoridades para fundamentar las decisiones políticas que regulen el camino a esa «nueva […]

Leer más y fuente: El Confidencial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 15 =